Inspiración “Los Hamptons”

LUGARES, PALABRAS, TEXTURAS

La película “Cuando menos te lo esperas” me dejó enamorada con su decoración y puesta en escena. Es por eso que decidí inspirarme en los Hamptons para diseñar y decorar nuestro apartamento de verano, a primera línea del mar. Mediterráneo en estado puro.

Entonces empecé a buscar inspiración, y detecté que en la lista tenía que haber las siguientes palabras clave: color blanco, tonos azules suaves, mucha madera, estilo clásico colonial sin abusos. Para ello, instalamos ventanas de madera y cuarterones sencillos, persianas azules y papeles pintados en blanco y azul, entre otros.

En un principio la idea estaba clara, íbamos a forrar todas las paredes en madera y boiseries blancos, con tablones recuperados de maderas de derribo. Con ello conseguiríamos un aire “Hamptons”, que pasó también a predominar en techos y paredes. Recuperé puertas antiguas (estando hasta un año y medio para dar con ellas) y reutilizamos ventanas con cuarterones mirando de conservar el cristal original, ya que los antiguos tienen esas aguas especiales que es imposible encontrar en la actualidad.

En lo que respeta al baño, seguí la misma estética decorativa: paredes y suelos blancos. Aun así, decidí hacer unos juegos con latón en la ducha, los grifos, los espejos, las lámparas y los complementos. Et voilà: la sofisticación al estilo marinero, que no queda nada mal.

Una de las habitaciones infantiles fue decorada con papel pintado de peces de colores de Cordonné (www.coordone.com). En el mobiliario destacamos las literas con forma clásica,  lacadas en blanco, y el potro antiguo del Mercado de las Pulgas (París), que me hizo ilusión poner en el sitio de la típica silla de escritorio.